AVISO

Estoy haciendo cambios en el blog así que es muy probable que haya enlaces rotos y etiquetas perdidas. Hasta que acabe, moverse por aquí será complicado. Intentaré no tardar demasiado, siento las molestias.
-Agosto '17

lunes, 13 de octubre de 2014

Tramas secundarias

Personajes secundarios = tramas secundarias 

Fácil, ¿no? Bueno, pues este es el típico fallo al escribir; crees que tienes todo el argumento montado y resulta que estás lejos de haberlo conseguido. Y es que sin las subtramas, la historia queda muy simple, plana y aburrida. Además, perdería veracidad, porque es imposible que unos hechos estén completamente aislados. 
No puedo explicar exactamente cómo elaborar las subtramas porque es algo que depende mucho de cómo creas la principal, pero sí voy a decirte a qué bases atenerte. 

Si hay algo que tenemos que tener muy claro es que la trama principal conduce la acción y las secundarias, el tema. Algunos dicen que la subtrama es aquello de lo que una historia “realmente trata”.

Función y temática:

Dan dimensión al guión. Conducen el tema y profundizan en la historia, de forma que ésta no sea una simple anécdota lineal guiada por la mera acción.
Pueden tratar de cualquier asunto: historias de amor que revelan otra cara de los personajes, temas individuales (identidad, integridad, avaricia o encontrarse a uno mismo), o también pueden mostrar al lector la vulnerabilidad de un personaje. 
Ejemplo: Películas policíacas; en las que el protagonista es fuerte y está preparado para cualquier cosa, pero que cuando está a solas con su novia, o con su madre, nos enseña su talón de Aquiles.
Otra opción es que en la trama principal el personaje esté demasiado ocupado para decirnos algo sobre sí mismo, y entonces es en la subtrama donde vemos reflejadas sus metas, sus sueños o sus deseos. De esta manera podemos ver paso a paso cómo evoluciona la identidad de un personaje o su seguridad y confianza en sí mismo. Nos ayuda a ver por qué y cómo un personaje cambia. 

Tipos:

Por el modo en que afectan a la trama principal, las subtramas pueden ser colaborativas (necesarias, complementarias u opuestas) o paralelas. 
Colaborativas: Tramas menores que de algún modo ayudan a la resolución de la historia principal, ya sea resolviendo un aspecto necesario, aclarando la acción de un personaje o dando alguna causa lógica a una situación que vive el protagonista. 
Paralelas: No ayudan a la principal, pero dan otros puntos de vista sobre el tema. Es muy importante que no entorpezcan la atención sobre el avance de la trama principal. Si esto pasa es mejor reducirlas o simplemente eliminarlas de la novela. 

¡ATENCIÓN! Si la trama paralela ha eclipsado a la principal, es porque tiene la suficiente fuerza como para protagonizar ella misma otra historia. No la borres de forma permanente, solo hazla a un lado y resérvala.

Comentad y compartid el artículo si os ha gustado. Un beso! 
Teresa

2 comentarios:

  1. Pues la verdad nunca lo habia pensado de esa forma, me ha ayudado mucho :3 gracias por esta entrada, me ha servido como consejo
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. De nada! ^.^ Seguiré publicando entradas así.

    ResponderEliminar