AVISO

Estoy haciendo cambios en el blog así que es muy probable que haya enlaces rotos y etiquetas perdidas. Hasta que acabe, moverse por aquí será complicado. Intentaré no tardar demasiado, siento las molestias.
-Septiembre '17

martes, 16 de septiembre de 2014

A veces me preguntan por qué escribo fantasía

No me gusta limitarme a un solo género, pero desde luego, el que más disfruto es el fantástico.
Espero que os guste este relato, que es algo así como una reflexión.
Si también te gusta este género, te gustará lo que vas a leer, y si eres un escéptico de lo irreal, te servirá para entender que la realidad no lo es todo.
Un abrazo!
_________________________

A VECES ME PREGUNTAN POR QUÉ ESCRIBO FANTASÍA


A veces me preguntan por qué escribo fantasía. Me limito a decir “porque me gusta”, ya que sé que si les respondiera explicándoles la auténtica razón no la entenderían nunca.

Me gusta escribir fantasía, eso es cierto, pero el gusto va más allá de simples mundos imaginarios y criaturas fantásticas. No se trata de dar nombres extraños a los personajes ni de inventar nuevos objetos o conjuros. Cuando escribo fantasía hablo de estas cosas y muchas más, pero no se trata de esto; no. Para entenderlo voy a tener que dar un rodeo:


Cuando era niña imaginaba que las rayas blancas de un paso de cebra formaban un puente, y que el asfalto era un oscuro abismo en el que vivía un monstruo come pies. También creía que los agujeros que veía en el monte eran las madrigueras de los Chompins, unos seres que yo misma imaginé. Mis amigas y yo jugábamos a tener mascotas con súper poderes, y la mía siempre era un perro que daba saltos de cincuenta metros y que tenía muchísima fuerza. Cada noche mi madre me leía un cuento, pero como ya me aburrían, me los inventaba yo misma y se los contaba yo a ella. Donde había un charco yo veía una atracción acuática. Cuando salía a buscar caracoles después de una lluvia me sentía como una pequeña Indiana Jones.

Los años pasaron y fui creciendo. Ya no veía un puente, sólo rayas en el suelo. Tampoco madrigueras de Chompins, sino agujeros de algún animal salvaje. Ya no imaginaba mascotas, tenía una de verdad. Me limité a leer historias ya escritas, evitaba los charcos y dejé de ir a buscar caracoles porque me manchaba de barro. No me di cuenta de lo mucho que había cambiado hasta que una mañana me desperté y me quedé mirando el techo de mi habitación. Está cubierto de pegatinas de estrellas, ésas que brillan en la oscuridad. Las puse hace años porque quería dormirme contemplando el firmamento. Bajé la persiana para revivir ese recuerdo tan mágico que tenía en mi mente, pero no pasó nada; no vi estrellas, sólo unas pegatinas brillantes en el techo de mi cuarto.

Estuve pensando durante el desayuno qué era lo que me había pasado, ¿por qué ya no veía estrellas? Y en ese momento mis hermanos pequeños entraron corriendo en la cocina apuntándose con las pajitas del zumo. Jugaban a ser magos muy poderosos que luchaban para saber quién era el más fuerte. No supe quién ganó pero gracias a ellos lo comprendí todo:

Nos educan para que renunciemos a la imaginación. Lo llaman madurar, vivir con los pies en la tierra o tener la cabeza sobre los hombros; como prefieras. Pasan la vida quejándose de lo dura que es la realidad y gritando a los cuatro vientos los miles de problemas y sufrimientos que padecen. ¿Por qué será que las personas que no renunciamos a la imaginación no sufrimos tanto? En mi opinión, es porque vemos el mundo de otra manera. Encontramos soluciones donde parece no haber nada y somos capaces de disfrutar de los pequeños detalles, ésos que nos sacan una sonrisa cada día.
Fui una tonta y caí en su trampa. Por suerte me he dado cuenta del engaño y ahora veo ambas cosas: rayas en el suelo y un puente sobre el abismo, pegatinas y un pedacito del universo en mi cuarto, manchas de barro y marcas de guerra.

Lo llaman madurar, vivir con los pies en la tierra o tener la cabeza sobre los hombros; como prefieras. Yo lo llamo amargarse la vida.


Si comprendes lo que quiero decir, es que eres una persona que vale la pena. Podemos dejar volar nuestra mente y aterrizar cuando queramos. Podemos inventar miles de historias increíbles cada día y hacer creer a los demás en la fantasía. Podemos sacar sonrisas a la gente y hacerles reír. Podemos hacerles llorar y enfadarles. Podemos ser mejores personas cada día, porque no vivimos encerrados en una burbuja, no hay límites que nos impidan llegar a lo más alto.

Teresa


7 comentarios:

  1. Ains, te he comprendido perfectamente *_______* Yo también jugaba a saltar las rayas del paso de cebra, y también me dedicaba a tratar de descubrir formas en el dibujo de la pared y cosas así. De vez en cuando lo sigo haciendo, aunque sí que es verdad que lo se nos enseña es a ver la realidad tal como es... y la verdad es que es una verdadera lástima.

    Tere (¿te puedo llamar así *___*?) no cambies nunca, que a la niña que se lleva dentro hay que mimarla con pequeños detalles como descubrir mundos donde otros solo ven realidades ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puedes llamarme así jaja ^.^ Qué bien que has leido este relato, es que de verdad es una pena eso de "madurar" y dejar de lado al niño que TODOS llevamos dentro. Un beso y nos vemos!

      Eliminar
  2. Me a gustado mucho *-----* me recordo que siempre debo tener presente el hecho de que esta bien ser diferente y pensar con locura. Es duro tener una mente abierta en estos dias, pues te creen infantil o loca, pero yo creo que esas son las mejores personas, pues como dices tu: esas personas son las que viven una vida mas feliz.
    Gracias por ayudarme a recordar eso con este relato :3
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Por favor <3. A veces me da por ir a la primera entrada que publicó un blog... y me entró curiosidad por ver cuál era la tuya. Ahora me da pena que no haga esto más gente. Porque te prometo que quiero que todos lean esto. ABSOLUTAMENTE TODOS. Soy fan de las aventuras y la fantasía: mi género preferido, y esto me ha encantado. Todo eso que has dicho es verdad, y me encanta "no madurar". Aunque para mi madurar es aprender a vivir con miles de posibilidades y no renunciar a ninguna. He de decirte que es "presioso" eso que has dicho y que me encanta. Sabía que escribía bien... pero hasta que punto... De verdad, eres una gran escritora y creo que todos deberían leer este relato. Puede que alguien decida aplicarlo a su vida. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wooo gracias por tu entusiasmo jajajaja También es mi género favorito XD lo dirfuto mucho.
      Yo también considero que madurar es eso!! Y... vaya, gracias. De verdad, me he sonrojado =D Un beso enorme!!!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar